Por qué nos besamos

Escrito por Anna

Besar a alguien es uno de los actos más maravillosos a la disposición del ser humano. No importa si es por amistad, cariño familiar o amor. La inmensa mayoría de los besos que damos a lo largo de nuestras vida están asociados a situaciones con una gran carga emocional, pero hay mucho más detrás.

Solo los humanos nos besamos

¿Sabias que los seres humanos son los únicos animales que se besan? Pues sí, y además la práctica de besar solo se desarrolló en algunas culturas y después de decenas de miles de años de evolución.

¿A qué se debe esa extraña condición humana? Hay muchas teorías que pretenden explicar este extraño comportamiento. Durante mucho tiempo, se pensó que los besos derivasen de la costumbre de pasarse alimentos parcialmente masticados. Por otro lado, algunos expertos piensan que la expresión de cariño de los padres a través de los besos provoca una asociación positiva hacia los besos. Así, de mayores, el beso nos recordará el amor, cuidado y cariño.

Cual es el objetivo del beso

Al besar ponemos en marcha tres sentidos: el tacto, el olfato y el gusto. Basándonos en toda la información que estos tres sentidos nos aportan a través del beso parece lo hacemos porque nos ayuda a comprobar si nuestra pareja es la adecuada para nosotros.

Esta teoría explicaría por qué después de un primer mal beso no no solemos dar oportunidad a un segundo.

Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando nos besamos

Lo que está claro es que el beso nunca es solo un beso. Cuando nos besamos nuestra respiración se vuelve más irregular y profunda, el pulso se acelera y las pupilas se dilatan.

Además, los besos generan adicción, ya que hace que nuestro cerebro libere hormonas como la dopamina, la sustancia responsable del placer, la serotonina, que favorece la excitación, epinefrina, que aumenta nuestra frecuencia cardíaca, y oxitocina, que genera el sentimiento de apego.

En este sentido, también nos ayudan a reducir el estrés y a relajarnos, ya que consiguen disminuir los niveles de cortisol, más conocida como la hormona del estrés. Por otro lado, besar provoca un aumento de la libido debido al intercambio de salivas.

También te puede interesar…