Características de una relación sana y cómo conseguirla

Escrito por Anna

Todo el mundo quiere una relación llena de felicidad, alegría y, obviamente, amor. Pero algunos hemos tenido tantas relaciones tóxicas a lo largo de nuestra vida que ni siquiera sabemos cómo es una relación sana.

Uno de los problemas de definir una relación sana es que éstas no son iguales para todos ya que las personas tienen necesidades diferentes.

Qué es una relación sana

Una relación sana no debe ser una idealización de la relación perfecta.

El vínculo que nos une a otras personas se define principalmente por la presencia de confianza, comunicación y respeto mutuos. Es decir, es una relación en la que los miembros no se sienten constantemente amenazados. Existe equilibrio y paz durante la mayor parte del tiempo.

Lo que las relaciones sanas comparten en gran medida es la adaptabilidad, es decir, son capaces de adaptarse a las circunstancias y al hecho de que siempre estamos cambiando y pasando por diferentes fases de la vida. A continuación, queremos darte algunos consejos útiles que cualquier persona que esté en pareja o quiera trabajar por una relación sana debe tener presentes

Comunicación

Las parejas con relaciones sanas suelen hablar de las cosas que suceden en sus vidas: anécdotas, éxitos, fracasos y todo lo demás. Para estar en una relación saludable deberías sentirte libre de poder hablar sobre cualquier tema que te inquiete o incomode, desde las pequeñas cosas que ocurren en la vida cotidiana, como el trabajo, el estrés, los amigos, hasta problemas más graves, como los síntomas de salud mental o preocupaciones financieras.

Incluso si nuestra pareja tiene una opinión diferente, deberíamos ser capaces de escuchar sin juzgar, tratando de comprender y sobre todo respetar el punto de vista del otro y poder compartir su perspectiva. La comunicación va en ambos sentidos. Es importante que también sientas que expresa sus propias preocupaciones o pensamientos a medida que surjan.

Las personas en relaciones no monógamas pueden poner aún más valor en las revisiones emocionales y la comunicación frecuente sobre lo que está sucediendo con otras parejas.

Confianza

La confianza implica honestidad e integridad. No se guardan secretos uno al otro. Cuando existe confianza con nuestra pareja desaparecen gran parte de los miedos y las inseguridades. Pero la confianza va más allá de creer que no te engañarán ni te mentirán.

También significa que te sientes seguro y cómodo con tu pareja, y sabes que no te va a hacer daño física o emocionalmente. Sabes que quiere lo mejor para ti, pero también te respeta lo suficiente como para animarte a tomar tus propias decisiones. Sentirse seguro y apoyado en la relación es vital para conseguir esa estabilidad de la que te hablábamos anteriormente.

Responsabilidad afectiva

La responsabilidad afectiva es la capacidad de ser conscientes de que nuestras acciones (o la ausencia de estas porque, recuerda, lo que no se dice no existe) tendrán un efecto en nuestra pareja. Desde el momento en que se desarrolla un vínculo, ya existe responsabilidad afectiva.

Curiosidad

Una característica clave del amor saludable y a largo plazo es la curiosidad. Esto significa que te interesas en sus pensamientos, metas y las cosas cotidianas. Quieres que se convierta en su mejor versión. No estás obsesionado con quién solía ser o quién crees que debería ser.

La curiosidad también significa que estás dispuesto a considerar o hablar sobre los cambios en la estructura de tu relación si ciertos aspectos se vuelven menos satisfactorios. También implica ser realista. Los ves por lo que realmente son y te preocupas por esa persona, no por una versión idealizada de ella.

También te puede interesar…