Beneficios (demostrados) de practicar sexo

Escrito por Lia

La sexualidad es un aspecto central del ser humano, y esta no abarca sólo el sexo, sino también los roles de género y la orientación sexual, el erotismo y el placer, la intimidad y la reproducción. Numerosos estudios científicos demuestran que el sexo, más allá del placer físico que proporciona, puede aportarnos interesantes beneficios, algunos poco conocidos.

Sexo en pareja, en grupo o en solitario

Como ya he dicho, la sexualidad es un componente de nuestra personalidad, que forma un todo con nosotros mismos. El cansancio, el estrés, la falta de comunicación, el aburrimiento y otros factores similares hacen que en ocasiones la vida sexual de la pareja se convierta en un acto rutinario y monótono en el que el sexo se realiza cada vez con menor asiduidad y es insatisfactorio. Sin embargo, una vida sexual sana y plena es la una parte fundamental de la estabilidad emocional del ser humano.

Creo que todos somos conscientes de que practicar sexo, (y me refiero al sexo así en general, ya sea en pareja, en grupo o en solitario) es beneficioso tanto para nuestra salud física como emocional. Pero, ¿conoces realmente los beneficios de practicar sexo?

El sexo ayuda a quemar calorías

Sí, el sexo cuenta como ejercicio físico. De hecho, podemos llegar a quemar una media de 5 calorías por minuto. Además, utilizamos varios músculos del cuerpo y es un ejercicio aeróbico que practicado con regularidad nos ayuda a mantenernos en forma.
Se ha comprobado que el sexo tiene los mismos efectos en el cuerpo de una sesión de ejercicio: el corazón se acelera, la tasa metabólica aumenta, se queman calorías, se estiran y se fortalecen algunos músculos.
¿Qué más quieres?

El sexo fortalece el sistema inmunológico

¿Sabias que las personas sexualmente activas enferman mucho menos? Pues sí, con la práctica sexual liberamos inmunoglobinas que ayudan a combatir enfermedades infecciosas como la gripe.

El sexo fortalece el sistema cardiovascular

La práctica sexual aumenta el ritmo cardiaco y ayuda a mantener una presión arterial baja. Además, el sexo equilibra los niveles de testosterona y estrógenos
De hecho, un estudio demuestra que tener al menos tres sesiones de sexo a la semana reduce a la mitad el riesgo de tener un ataque al corazón o un derrame.

El sexo rejuvenece

Gracias al sexo nuestro cuerpo produce más colágeno, la sustancia responsable de evitar la flaccidez de la piel, las arrugas o las manchas. Por otro lado, los estrógenos que liberamos mientras tenemos relaciones sexuales aumentan el brillo y la suavidad de nuestro pelo.
Como dato curioso, se demostró que las personas de mediana edad que tenían una vida sexual activa y de calidad, eran percibidas por los demás como unos cinco años más jóvenes de lo que realmente eran. Este mismo estudio señalaba que las relaciones sexuales debían ser de calidad.

El sexo ayuda a prevenir el cáncer

Para los hombres, mantener relaciones sexuales hace que tengan menos probabilidades de desarrollar cáncer de próstata. A más eyaculaciones el riesgo es menor: con 21 eyaculaciones al mes, el riesgo de padecer cáncer de próstata es tres veces menor.
En el caso de las mujeres, el sexo puede prevenir el cáncer de mama. La mayor segregación de hormonas DHEA (dehidroepiandrosterona) y oxitocina que se produce durante el orgasmo, puede ayudar a proteger frente a este tumor en concreto.

El sexo aumenta la fertilidad

Debido a los cambios que produce la práctica del sexo en el sistema inmunológico de la mujer, el sexo frecuente mejora las probabilidades de quedarte embarazada. Así que, si estás buscando un bebé, perfecto. Si no, ya lo sabes para no olvidar los anticonceptivos.

El sexo reduce el dolor

Para combatir el dolor nuestro cuerpo es capaz de producir un analgésico natural llamado endorfinas. Las endorfinas, las moléculas de la felicidad, son neurotransmisores liberados durante el orgasmo para paliar el dolor y aumentar el placer.
Además, mantener relaciones sexuales puede aliviar la migraña. Durante el coito se moviliza gran cantidad de óxido nítrico, que beneficia especialmente a las migrañas de tipo vascular.

El sexo combate el estrés

En situaciones de tensión nuestro cuerpo produce cortisol, una hormona relacionada con el estado de alerta y la ansiedad. Sin embargo estar cerca de la pareja nos relaja, reduce nuestra ansiedad al liberar endorfinas, mejora la autoestima y la felicidad. Durante el sexo liberamos también serotonina, que nos ayuda regular y equilibrar el estado de ánimo, y dopamina, que entre otros tiene un papel importante en la motivación y la recompensa.
Así que, ya sabes ¡desestrésate con sexo!

El sexo favorece el sueño

Antes del orgasmo producimos oxitocina y después nuestro cerebro segrega prolactina, ambas hormonas están vinculadas a la relajación que nos ayudan a tener un sueño más largo y reparador.

El sexo mejora el vínculo con tu pareja

Y seguimos con las hormonas. La oxitocina favorece los vínculos afectivos, así que no lo dudes ¡Sex with love!!!!

El sexo previene la osteoporosis

Los estrógenos producidos al practicar sexo ayudan a aumentar nuestra densidad ósea reduciendo las probabilidades de padecer osteoporosis.

El sexo fortalece el suelo pélvico

Tener un suelo pélvico fuerte es importante para evitar la incontinencia urinaria. Practicar sexo puede ser un entrenamiento muy eficaz para los músculos de esta zona debido a que cuando las mujeres tienen un orgasmo se produce una contracción de los músculos del suelo pélvico, lo que fortalece esa zona.

También te puede interesar…